15.4.08

MEJOR... POSIBLE

Vivo entre una faringitis terca que no me quiere abandonar, las mil conversaciones diarias con desconocidos sin importancia, los pensamientos invariables que me tienen el en mismo nivel que ayer, que antes de ayer y que el mes pasado, no sólo por pegada, más bien por que están adheridos a mi ship natural, buscando revertir la rutina de la cual soy una fiel enemiga.

De a poco voy subiendo a respirar, tanto mirar mi ombligo me tiene asfixiada, el ir y venir, subir, bajar, salir, entrar, estar siempre conectada, aceleración permanente termino haciendo cosas sin darme cuenta, la inercia me lleva de la mano, más bien me empuja por la espalda, me levanta y me acuesta.

Ya estaría bueno desenchufarme y volver a divertirme, la madurez -a la cual aún no me acostumbro- me han vuelto una esquizofrénica del tiempo, no sé si lo que hago es recién ayer, o el año pasado... en fin, interrumpiré mi estado normal de prisa y mejor bailaré un wuadu wuadu.

7 comentarios:

markin dijo...

La madurez tan pedida, a veces nos somete a reglas que por naturaleza queremos romper.

Más bien deberíamos clamar por la rebeldía perdida.

Quizá en el fondo, debamos valorar ello en los menores pese a tacharlso de irreponsables...

Pero, de consuelo: también en la madurez hay OTRO TIPO DE DIVERSIÓN. cual=? cada uno lo descubre a su modo y conveniencia.

Chau.

Marcelo Munch dijo...

Si uno considera que conversar con un desconocido cae en la categoría de un sin importancia, no me parece estar muy conectado a la vida realmente.
Aquellas mil conversaciones diarias, aquellos tiempos que uno se toma riéndose de las horas, son manjares que se lloran cuando se pierden.
Y la rutina no tiene la culpa, y el reloj, ese engendro que se cree que es la existencia toda, tampoco.
Ya no somos unos niños como para culpar a otros.

Saludos

Heroína Frívola dijo...

Absolutamente de acuerdo en que la madurez trae otro tipo de diversión, esa a la que nos vamos acomodando y deleitando. La reveldía siempre queda, en difernetes grados de demostración, pero ahí está.

Los deconocidos a los cuales me refiero en esas letras definitivamente jamás tendrán algo de dulce (omito explicaciones que llevan al lector a pensar según su experiencia), osea, reiré cuando deje de hablar con ellos y vuelva a hablar con desconocidos sin obligación.
Y el reloj va marcando el tiempo que el conejo quiera... culpemos a Alicia.

Venus dijo...

Un wuadu wuadu jajaja, si puuuu, teni que puro distraerte y divertirte... salgamos a parrandear hoy jjajaja que buena la talla... plop

Heroína Frívola dijo...

Si la señorita que ya muchos conocemos me dejara dormir una noche entera por lo menos, el siguiente día estaría colmado de relajación y diversión, pero como la cosa no ha variado, disfrutar del descanso tendrá que esperar un tiempo más.
Parrandear?? qué es eso?... menos mal aproveché mi tiempo en la antigüedad, ahora sólo me queda tener vida social hasta tempranito... un zapping por favor!!!!

JoseRD dijo...

Relajese un poco y si, bailese wuadu wuadu (aunque no tengo idea de qué será)

JoseRD dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.