27.12.06

EN BUSQUEDA DEL SALMÓN PERDIDO

Esta cena de navidad, aunque con la misma compañía que la anterior (y el relevo de otra), debía tener un cambio en el plato principal. Mi comensal favorito tuvo la exquisita idea de servirnos salmón, obviamente como era yo quien prepararía la Cena Navideña tenía la presión psicológica de la primera vez en esta marina preparación. Aunque principiante y todo, el paladar más estricto, juicioso y mañoso lo aprobó casi con ovación, qué más ad-hoc que haber hecho una ola??!! mmmm eso faltó.
Lo mínimo que podía hacer era que el único kilo de este animal acuático que pillamos, después de recorrer sus varias cadenas de supermercados, resultara como se merecía... aplicando recuerdos gustativos, acompañado de algún consejo de Mamá Diva pudimos deleitarnos con éxito el ejemplar oceánico.

Después de nutrirnos con el rico salmón, un poco antes de medianoche hizo su ingreso a la cena Cristian T. quien no dejó espina sin saborear... (y obvio Uribe no podía faltar a la degustación de este manjar marino, aunque llegó al otro día, se almorzó el último trozo del apetitoso pececillo)
Y con esta sabrosa cena esperamos la llegada de Papá “Noes” y seguir la noche en el mismo lugar que la navidad pasada.

1 comentario:

Alternaked dijo...

Recordé con mucha nostalgia el fin de año anterior, el mejor en años, el trabajo anterior que esculpió mis carnes a punta de bajar el salmínido desde el exterior y que hoy no queda más que un vaho en mi piel. Felices Fiestas, que se repita lo bueno!!!!!