15.3.09

todo a su tiempo

El retroceder una hora en el tiempo no sólo hace que el día no termine cuando debiera, implica perderse un poco en la rutina de sueño y horarios normales, de todas maneras nos adecuamos bastante bien en comparación de otros años.
De todas maneras pasan tan rápido los días que una horita agregada a la jornada normal nos viene bastante bien.

Aunque los días veraniegos siguen en el pronóstico del tiempo, el horario de invierno indica que el otoño se insinúa por lo menos en el calendario y estoy ansiosa de que comience la nueva rutina invernal que se ve bastante ideal.
Presentimos que éste nuevo año hará que los presagios se vuelvan tangibles y que cada uno podrá hacer lo suyo independientemente.
Por lo visto tendré más tiempo para mí y por fin liberar de mi cabeza las ideas que tomarán un rumbo más autónomo.

2 comentarios:

RIPNE dijo...

Es LA PRIMERA Y ÚNICA reflexión positiva respecto al "cambio de horario"...
Ya me sentía como Toribio El Naúfrago.

Venus dijo...

Que rico es el otoño,los colores son diferentes, el olor en la calle tambien, las temperaturas, la vestimenta, me gusta el estilo del otoño...ya me veo metida en la cama calientita haciendo pelotitas de lana jajaja

Saludos!