20.4.09

le saco la sal

Esta cosa única de mujeres que nos hincha, enoja, desestabiliza y uno que otro “iza” más, nos hace caer en tanta sensación incontrolable que al terminar nos sentimos algo bobas.
Los días previos son los peores, el SPM llega sin invitación personalizada, la sensibilidad aumenta tanto que, por lo menos a mí, hasta una comedia rosa me hace tiritar la perita y las piedrecillas entran en mis ojitos.
La mayoría de las mujeres tenemos como característica la preocupación por la facha, los kilos de sobra son la peor pesadilla y más encima tenemos que sumar la prominencia normal para estos días. Porqué tanto castigo señor?!
Si es normal que siempre algo nos molesta, ahora la más mínima provocación nos frunce el seño, mejor que no nos miren, no nos toquen, no nos hablen, no respiren cerca de una… insoportables!

Pero como a todo hay que verle el lado positivo, con el cambio hormonal mensual nos depuramos, purificamos, es el momento en que tenemos derecho a patalear teniendo una excusa real y por último es un alivio que nos llegue, o no?

2 comentarios:

Venus dijo...

pucha! había escrito un comentario terrible de largo y bueno y se me borro! :o( no pienso escribirlo denuevo! jajaja

Un abrazo

Maz dijo...

Mmmhhh ... como siempre, sólo hay que quererlas, no tratar de entenderlas. ;-)

Saludos ...

Maz