18.5.09

el amor y su complejidad


Por experiencia propia y de las personas que he conocido en toda mi vida, las relaciones amorosas son las más complejas. O sea, quién no ha sufrido, llorado, arrepentido por amor? No conozco persona que no le haya tocado alguna vez, da lo mismo el género, la intensidad, el tiempo y el espacio, más de alguna lagrimilla o llantos incontrolados y garabato hemos dicho –y recibido- por actos amorosos innecesarios. Lo más estúpido es que nadie nos obliga, tenemos lo que buscamos y nos aporreamos hasta cuando a veces ya es demasiado tarde, generalmente.

Hay quienes tienen la mente más fría y una personalidad más segura para frenar lo que debe parar en le momento exacto y avanzar dejando atrás lo que debe quedar en el pasado.

Lo más extraño es cuando las cosas se dilatan por más tiempo de lo necesario, acumulando penas y forzando lo idílicamente inexistente, luchando por algo que alguna vez existió pero que el tiempo se encargó de eliminar.

Más que perdonar y olvidar a quien nos ha hecho daño, es perdonarnos a nosotros mismo por dejar que lo hicieran. No nos queda más que aprender, como en todo, lo que podemos llegar a hacer y ser por otra persona, dejando límites claros para no errar en quién merece recibir de nosotros lo que tenemos por entregar.

Y como nada es gratis, así como algunos hemos tenido que aporrearnos para entender, estoy segura que hay una recompensa para quien actúa bien como para quien aprende de las propias faltas. Y lo digo por experiencia propia.

3 comentarios:

Claudia ... dijo...

me gusto esa frase, "perdonarnos a nosotros mismos por dejar q lo hicieran"
muy cierto
weno el blog :D

Venus dijo...

aaaay que cierto todo lo que dices, y se nota tanto la diferencia cuando se trata de una persona que SI es para uno...en fin...no entrare en detalles, tu lo sabes todo jeje...

Un abrazo

Valeska dijo...

Como dicen por ahi... "el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional" aunque es muy dificil entenderlo... me quedo con tu frase de "la recompensa" y con la felicidad de tus ojos al hablar de tu familia... debe ser cierto no?

Un abrazo
Vale