21.6.09

1:20 am.

No cacho muy bien si es la poca creatividad que me está pasando la cuenta, la presión de que debo llenar espacios para quienes reclaman que vienen y encuentran siempre lo mismo o simplemente necesito tiempo para reflexionar sobre las pocas cosas que pasan fuera de mi núcleo normal.
Lo frecuente deja espacios en blanco sin poder escapar de la rutina, trato de concentrarme en otras cosas pero el esfuerzo diario hace que la inercia tenga en coma las miles de ideas dormidas pidiendo a gritos despertar del aletargamiento.
Contradictoriamente las semanas se hacen poco haciendo lo mismo día a día, los meses pasan sin que pueda disfrutar del paso del tiempo, tal vez espero más del futuro lo que hace desaprovechar lo presente, después miro con nostalgia hacia atrás lo que estoy dejando que se me escape sin darme cuenta ahora.
No sé si me convertí en una “roboc”, autoprogramada para repetir los actos una y otra vez, y que sólo resfríos de medio año varíen en contra de lo cerca que he estado de la salida de escape.
No hay más que aprender a ver lo que está, dejando los sueños adolescentes para otro día o que se vayan en algún pañuelo desechable a la basura para soñar con algo más real a mi tiempo actual.

1 comentario:

Venus dijo...

Con tu nueva actividad serás más consciente del presente, el conectarse con la naturaleza y las inmensidades siempre ayuda...

Cariños!