5.12.10

dejé tu imagen en el cajón, guardé tu alma en el mellotrón

Hace unos días cachureando mi "caja de cosas" que por el terremoto y el seguido cambio de casa ahora tiene un lugar más visible, me pillé con unas fotos de la prehistoria romántica que al verlas arrugué involuntariamente la nariz junto con decir en voz alta "y pensar que estuve 3 años con este weón" fue como un golpe visual la verdad, no pensé que esas fotos podrían estar ahí, más bien no me acordaba que existían y me quedé pegada mirándolas no con el recuerdo sensible si no con el lado objetivo del pasado, pensando en lo irreal que es ahora, me costó creer que la persona que estaba ahí estuvo conmigo, que fue mi compañero por años, que vivimos juntos, que alguna vez hubo un fuerte sentimiento y etcs, y ahora es como si nunca existió, el recuerdo es ajeno, extraño, sombrío, del que sólo quedan algunas canciones que lo evocan pero de forma normal como a cualquier otro ser conocido que recuerdo con algún tema. 
Las frases dichas las guardo sin recordar el sonido de su vos, las cosas buenas las dejo en un lugar más escondido y menos transitado que la empolvada y olvidada caja.

2 comentarios:

Venus dijo...

Wuaaaaa me ha pasado eso tambien!

Ironía Frívola dijo...

cuando la distancia del tiempo nos aleja de lo que fuimos con otros...... extraño verlo tan lejano e irreal.