19.1.09

con ese amigo.....

Hay un dicho que dice “La ocasión hace al ladrón” pero no encuentro el exacto para deslealtades de amigos.

Después de unos pocos pero contundentes episodios decidí por sanidad mental quedarme con pocos y mejores que andar por la vida recibiendo gente que más encima llega por agregado.

En una entrada anterior hablaba de las relaciones humanas y la convivencia, ahora un echo puntual y desagradable hace que recuerde algo que leí por ahí que dice que la amistad es peligrosa porque entregas herramientas que pueden ser usadas en tu contra o por lo menos de amenaza, y por experiencia propia ya lo había vivido de cierta forma.
Ahora el personaje, del sexo opuesto, no tiene tanta relevancia en mi vida como los casos anteriores, pero igual dejé que entrara en mi casa por años y di una imperceptible confianza que fue alterada y la ocasión le dió pie para aquello. Este es otro claro ejemplo del texto que me quedó grabado en la mente.

Ok, también seré autocrítica y reconoceré que he cometido errores, pero la honestidad es un punto crucial, casi un sinónimo de amistad.

Esta vez cierro la puerta sin dar explicaciones ni pedirlas, sólo dejo que el tiempo haga lo suyo y demuestre que la lealtad como la confianza van de la mano aquí y en la quebrá del ají.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Solo pasaba por aqui, a pasado mucho tiempo y de curiosidad quise saber como estabas. Preciosa tu hija e interesante tu blog, me recuerdan tus chistes y creatividad de antaño y como me hacias reir. Dejo mis saludos y bendiciones para tu familia.

Heroína Frívola dijo...

Si pudiera saber quién eres trataría de recordar qué tipo de chistes tan creativos te contaba... y de qué calibre.
De todas maneras gracias por la visita y el interés.

markin dijo...

Ella sola(esa amistad) se busca el bien o el mal.

En algún momento les dejamos entrara en nuestro círculo de egoísmo, ese en que están inmersos neustras familia, nuestra pareja, y algunas veces algunos miembros de la familia de...
o los amigos de.

Al final, estarán los que deban estar. Siempre se correrá el riesgo de sentirnos defraudados.