16.7.11

algo de libertad... por favor!


Esta monotonía está a punto de volverme loca... más aún. Y monotemática con la historia del aburrimiento y la rutina.

Ya no sé qué día es hoy, si es martes, domingo o jueves, todos son iguales, sin variación y sin motivación, incluso mis pensamientos que se han vuelto la vía de escape, casi como un mundo paralelo al real, se repiten con más fuerza.

Que ganas de volver atrás, o avanzar tanto que ya todo sea distinto. Este estancamiento está cargando de malas energías mi entorno. Extraño tanta mi libertad, mi soltería, que sólo dependa de mí, creo que el "hacer familia" es para puro complicarse la existencia. Conversando con mujeres a las que se le ocurrió la brillante idea de casarse y tener hijos puedo dividirlas en 2 grupos, las que viven el día a día con sus maridos y las que los ven sólo los fines de semana o cada 15 ó 20 días por tema de pega, y claramente las que no los ven diariamente están más tranquilas y los quieren más que las que los vemos a cada rato. Es que de verdad agotan, ya tener hijos y lidiar diariamente con sus demandas es un sacrificio gigante como para que más encima veamos la misma cara todos los días, y qué decir de sus mañas, poco autosuficiencia y antiprácticos en temas domésticos y con los hijos. Está bien, reconozco que en mi caso Andrés aporta y ayuda bastante, o lo que le da, ha aprendido bastante, o sea ya no se muere de hambre si vive solo y sin su mamá, ahora ya hace arroz, tallarines, lava la loza y otras cosas domésticas y eso se agradece... pero esto va más allá, porque para mi que haga estas cosas es lo normal, no como para dar un diploma ni una medalla al esfuerzo.

Bueno, retomando el tema de los hijos, realmente a veces se vuelven un cacho. Y no me vengan con la típica "antes las mujeres tenían de 5 hijos "parriba" y no tenían ni lavadora ni pañales desechables y los hombres no ayudaban en nada", bueno pero eso era culpa de las mujeres que aguantaban, no porque ellas hayan pasado esas penurias tengo que aceptar la represión a mi libertad, a la que extraño, a la que amaba con todo mi ser, a la que quiero volver como sea... y como ya fue mucho, las 2 niñitas se van al jardín, la Colomba retorna después de un julio encerrada y la Gabriela ingresa por primera vez, por fin. Este será un gran cambio, el necesario, el anhelado, y poder escuchar nuevamente el silencio, volver a mirarme por más de 3 segundos al espejo (incluido el interno) y tratar en lo posible de SER YO nuevamente... al fin!!



2 comentarios:

Marina dijo...

yo creo que la libertad empieza en el alma, es tu alma la que necesita ser libre, lo demás es pamplinas!
si eres libre, si puede tu mente, tu alma, tu espiritu volar desapegadamente entonces eres libre....yo, creo que tengo mucha libertad práctica (a pesar de estar con una fractura en estos días), pero me cuesta un mundo volar, fluir de manera desapegada y libre...al fin...no es fácil!! suerte!

Heroína Frívola dijo...

Claro, de alma libre... siempre.