14.7.11

cuánta gente piensa en mí?


Hace unos días conversando vía chat con un personaje supe una "copucha" extrañamente entretenida. Me decía que la mente de cierta señorita me tenía tan presente dentro de su pensamiento obsesivo que pensaba que yo comentaba en su blog y más encima tirándole mala onda, o sea primero no está dentro de mis prioridades diaria revisar blogs ajenos para comentar pesadeces y segundo o sea, hace años (más de 5) que no tengo tiempo como para preocuparme de tonteras.

De todas maneras debo reconocer que este tipo de "cahuineos" me da risa, hasta me entretienen por un momento, me saca un poco de la realidad importante para transportarme a un tiempo lejano en el que me dejé llevar por estas "pendejerías" sin ninguna trascendencia, donde caí en responder comentarios malintencionados que al final son para reírse (que menos mal duraron poco rato porque después tuve cosas más interesantes y relevantes que mirar y averiguar en la red)... pero de ahí a darme el trabajo de buscar blogs y tirar mierda... no será musho? la mente digo yo.

Por lo menos después cachó que nunca fui yo.

Debo reconocer que el haberme tenido tan presente en sus pensamientos me halaga la verdad, ser tan importante para alguien, en buen o mal sentido, me da a entender que algo influyo en su vida... y eso al final igual se agradece jaja.

2 comentarios:

Ale dijo...

Bueno, yo pienso en vos. No todo el día, porque apenas nos conocemos las maneras de ordenas las letras, pero un poco pienso. Y es siempre con buena onda.

La gente que se dedica a tirar mala onda difícilmente piensa en el otro. Sólo piensa en si mismo, en evacuar su mala onda, le da lo mismo si la descarga con uno que con otro.

Y es cierto, hay cosas más interesantes que perder el tiempo con esa "wevá" (intenté hacerme el chileno con esa expresión... no sé si la usé bien).

Abrazo y mis mejores pensamientos para vos y los que te rodean, que seguramente también piensan en vos.

Heroína Frívola dijo...

Gracias Ale... y sí, usaste bien la palabra "wevá" jajaja de a poco te vas interiorizando en la cultura popular chilena jaja.
Un abrazo bioenergético