8.12.08

HOY

... fue un día culpablemente reconfortante, de mí. Es extraña la situación, pero no por eso triste.
Hoy por primera vez, desde que nació Colomba, paso una noche sin ella. Desde este medio día que nos separamos no la extraño, la recuerdo pero no la extraño. Es algo raro. Supongo porque está con su papá y sé que están bien.

Hoy tal vez es el día de “Mí”, de recuerdo, de soledad rica, dejar de lado la robótica malhumorada monotonía y sólo centrarme en mí, lo que quiero YO.
Es lo que necesitaba hace mucho, desprenderme y tratar de recordar la independencia poco aprovechada de algún tiempo y que no quiero olvidar.

Hoy volví a la mínima actividad social, necesaria y antigua civilización social. Recordé por algunos minutos los años de "yo” donde todo era una casi despreocupación, un desapego a todo.

Esta breve distancia ha logrado estimular lo que no debo dejar que se duerma, despertar el aletargado “todos los días” y salir a buscar lo postergado.

No hay comparación, ni con la vecina, ni con Madonna, ni la pobre Esclava Isaura, aquí la cosa más que cambiar la forma es el fondo el que necesita un buen cambio.

Recién volví de casa de Andrea, después de unos pocos roncillos, cerveza y licor de miel con Charly, Beethoven y Beatles de compañía, me vine disfrutando de la veraniega y solitaria noche ñuñoína, sólo 15 minutos nos separan pero los suficientes para poder caminar lento, sonreír a las estrellas y pensar en cero obligación al llegar aquí.
Mientras caminaba en medio de las desoladas y verdes calles, en el cuarto piso de un edificio se oye “Mother” de Pink Floyd (una de mis bandas favoritas), paré por unos segundos para escuchar, no sé si fue un recordatorio de que en unos días volveré a lo mismo o simplemente una señal de lo mejor que puedo disfrutar... fue inevitable pensar en mi adorada princesa Colomba. Espero que esté durmiendo bien.

1 comentario:

Venus dijo...

jajaja casi puedo imaginarte sonriendo por la calle esa caminando, con las manos en los bolsillos y solo... disfrutando...
Nostalgia por tiempos pasados se lee... pero me haces pensar en que hay que tener cuidado con lo que uno desea...disfrutaré de mi tiempo de "independencia", el desapego a todo ese, a veces medio culposo pero que por lo que veo no es eterno... gracias por el consejo implicito...

Un abrazo más jaja